Presentación de línea Antropología y etnografía del poder (CIESAS Sureste)

Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social -Unidad Sureste

Línea de investigación: Antropología y etnografía del poder

José Luis Escalona Victoria

Defino la Antropología del Poder como una perspectiva metodológica que retoma, de una larga trayectoria de estudios en ciencias sociales sobre diversos temas, la preocupación por aspectos fundamentales de la dinámica social en el siguiente sentido general:

a) A diferencia de los enfoques en la coherencia o la sistematicidad, la antropología del poder pone énfasis en las inconsistencias y sobre todo en las contradicciones sociales, que se expresan en diversas formas de diferenciación y de confrontación. La tesis fundamental es que la dinámica social no es fundamentalmente la simple repetición de pautas o normas, ni tampoco la confluencia de la racionalidad individual transparente y lineal. Se trata más bien del desenvolvimiento histórico de diversas formas de distribución desigual de bienes, capacidades y posibilidades que generan tensiones ocultas o abiertas. Una larga tradición de autores han explorado esta perspectiva centrada en la contradicción, desde Karl Marx y Max Weber, hasta Raymond Williams, Norbert Elias, Eric Wolf, Pierre Bourdieu, Anthony Giddens, entre otros.

b) A diferencia de los enfoques puestos en la continuidad, lo que se propone es examinar los diversos cambios que se producen en el ordenamiento y desordenamiento social, viendo las relaciones sujetas a permanentes procesos de reafirmación y de modificación. La sociedad es el flujo de acción y relacionamientos producidos por contradicciones básicas en las condiciones mismas de existencia de la sociedad. Los autores mencionados plantearon, por ello, preocupaciones especiales por los “motores”, las “tendencias”, las “contradicciones” y los “desfases”, y por ello, en la permanente transformación.

c) La "experiencia humana" de las relaciones de poder y su dinámica (que en otros términos y desde otras perspectivas se prefiere definir como lo fenoménico, lo cultural, o lo simbólico) se puede entender también (y mejor) como una de esas fuerzas inconsistentes y nunca finitas ni totalmente sistemáticas que participan en el proceso global de producción de la sociedad. Términos como “producción simbólica” de Wolf, “Cultura como fuerza material” en Williams, o “habitus” en Bourdieu, muestran esta problematización de la práctica humana que va más allá de las dicotomías material/simbólico, cultura/sociedad, o realidad/experiencia. Una de las propuestas que desarrollo para el análisis de esta dimensión de la producción de sociedad es la de entenderla como Lenguajes de poder (ver: Política en el Chiapas rural contemporáneo. Una aproximación etnográfica al poder. México, UNAM, 2009).

d) La “etnografía”, como forma de análisis empírico de la antropología, puede renovarse radicalmente al formular muchos de los puntos de partida del análisis, como los ya planteados, y centrar su atención en las contradicciones, tensiones y luchas cotidianas, los procesos de reproducción y transformación de cada día y las formas de procesamiento de esa dinámica en experiencia, a través, entre otras formas, de argumentación, de narrativa, de ritual, o de diversas expresiones no verbales (los lenguajes para hablar del mundo - lo que he llamado lenguajes de poder).

La línea que propongo tiene que ver con la discusión sobre la utilidad empírica de estos puntos de partida, en diversos temas y áreas de estudio.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sobre la relación entre cultura, sociedad y poder

Sobre lo local-translocal y lo contemporáneo-transgeneracional